"No te oculto nada. Ese espejo me recuerda mi desventura: somos dos y no una sola persona."

— Fragmento de El castigo, Silvina Ocampo