"Aprendiste a quedarte inmóvil tanto tiempo
que el mundo te parecía una obra que mirabas
desde la seguridad de un palco acolchonado."

— Fragmento de Himno a la infancia, Li-Young Lee